Historia en México

 

  • Memoria de historiadores

     

    Dúrdica Ségota Tomac

    (1946-2020)

     

    (Zagreb, 2 de septiembre de 1946 – Ciudad de México, 29 de agosto de 2020)

    Fotografía Cortesía: Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE).

     

     

    Dra. Sanja Savkic Sebek

    Instituto de Historia del Arte en Florencia – Instituto Max Planck &

    Universidad Humboldt de Berlín



    Dúrdica Ségota inició su larga trayectoria académica con los estudios de Licenciatura en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1970. En 1974-75 realizó estudios de Maestría en Historia del Arte por la misma universidad, en la cual empezó a trabajar en 1976 como docente e investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE). Luego, en 1982, obtuvo otro grado de Maestría en Historia y Teoría del Arte por la École des Hautes Études en Sciences Sociales de la Universidad de Sorbona, París, donde también se doctoró en 1986. Además, su formación escolar en materia de historia del arte la adquirió en la Universidad de Münster, en 1966, y en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zagreb, en 1967-68. Gracias a su formación profesional efectuada en diferentes países, tuvo la capacidad de hablar, leer, traducir y escribir en distintos idiomas: croata (su lengua materna), español, francés, alemán, italiano, inglés y náhuatl. Entre las numerosas distinciones que recibió, destaca el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz, otorgado por la UNAM en 2012.

    Su principal área de investigación fueron las cuestiones teóricas del arte y su historia, con el interés especial en las artes visuales indígenas de América. La mayor parte de su obra publicada versa sobre el arte prehispánico de Mesoamérica, particularmente sus valores plásticos, así como los problemas de la metodología para el estudio del arte precolombino. Fundamentó sus estudios en el modelo semiótico de la escuela parisina con el objetivo de conocer cómo generan el sentido las imágenes. Igualmente, desde el inicio de su carrera académica se ocupó tanto de otros periodos artísticos de México como del arte de otras partes del mundo. Abordó la obra y el pensamiento de diferentes artistas modernos, estudiosos y teóricos de arte como Diego Rivera, Waldemar Sjölander, Paul Klee y Paul Westheim, por mencionar sólo algunos. 

    Es autora de numerosos libros y artículos, obras de referencia para el arte precolombino. Sus publicaciones contienen miradas novedosas tanto en torno a objetos particulares como a cuestiones de método para el estudio de las artes visuales. Llenas de planteamientos a los cuales se debe volver una y otra vez, son capaces de provocar nuevas hipótesis, permitiendo que siga el diálogo con colegas y continuadores. Entre sus libros destacan: Guía de estudio. México prehispánico, con Alfredo López Austin (1984); Tlaloc, nature et culture (1988); Valores plásticos del arte mexica (1995); coordinó Las culturas de Chiapas en el periodo prehispánico (2000).

    Maestra y formadora de varias generaciones, dirigió numerosas tesis de Licenciatura, Maestría y Doctorado a los alumnos de Historia, Historia del Arte y Estudios Mesoamericanos, en México y Perú; participó en diversos exámenes profesionales en México, Alemania y Francia. Su conocimiento también lo difundió en variados eventos tanto aquellos destinados a especialistas como al público en general.

    Algunas de sus facetas en particular han dejado honda huella: excelente pedagoga, alentaba las discusiones abiertas y polémicas, estimulando las reflexiones originales sobre la imaginería amerindia. Y no sólo provocaba un interés fuerte por las culturas indígenas sino, dado su enorme bagaje intelectual, constantemente destacaba la importancia de conocer otras épocas artísticas tanto de México como de diferentes partes del mundo. 

    Lamentamos la pérdida de una universitaria talentosa, pero a la vez celebramos la valiosa obra de Dúrdica Ségota que, con toda seguridad, seguirá incitando reuniones amenas e inteligentes sobre el arte del México antiguo.

     

    Semblanza anteriormente publicada en H-México y reproducida con permiso de su autora.

     

    Jorge Garibay Álvarez

    (1935-2020)

     

    Fotografía Cortesía: Sociedad Mexicana de Historia Eclesiástica (SMHE).

     

     

    Juan Manuel Herrera Huerta

    Director Adjunto de ADABI de México, A.C.

     

    Hoy, sábado 29 de agosto de 2020, ha fallecido el Maestro Jorge Garibay Álvarez, viejo y queridísimo amigo. Tuve la sensación de lo inminente hace algunos días. No sólo es que su salud fuera precaria o que fuera un sobreviviente heroico de dolencias serias. A la mesa de la Biblioteca José Lorenzo Cossío, en Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (ADABI de México), llegaron los papeles de su archivo. Una rueda de tiempo, un concepto, una metáfora me hizo ver junto con las jóvenes que lo están ordenando, Sarai y, especialmente, Candy Ornelas, una de sus alumnas predilectas, que ahí en esa mesa descansaba una vida dedicada a los archivos de México.

    Inventarios, guías, fotografías, notas, cartas, borradores, impresos. De un vistazo uno podía reconocer décadas dedicadas al rescate, a la organización, a la difusión de acervos eclesiásticos. En este caso, debe subrayarse, no es sólo un tema de conciencia histórica, sino un motivo muy profundo que tiene su fundamento en la Fe.

    Conocí a Jorge en 1981, aunque no sería sino hasta dos años después, en 1983 cuando creo que verdaderamente conversé con él de una manera que pude decir que entendí lo que pensaba y lo que animaba su espíritu. Guardo, entre otras muchas, un par de fotografías en las que están Stella, Victoria San Vicente y Jorge en Lecumberri, sonrientes, y otra, de ellos tres en Puebla, muchos años después, igualmente sonrientes.

    ¿Por qué mantenían esa actitud feliz después de años y años? Porque no dejaron de pensar lo mismo y buscar los mismos objetivos: conservar los archivos mexicanos como un patrimonio fundamental en nuestra historia. Esa tarea de defensa del patrimonio, esencial para la construcción de un mejor país y fundamental en sus vidas, ha sido y será siempre un motivo de alegría al ver los resultados favorables que se han desprendido de sus respectivos e innumerables proyectos.

    Providencialmente, Stella y Jorge encontraron en sus afanes ininterrumpidos y felizmente a la Dra. María Isabel Grañén Porrúa y a don Alfredo Harp Helú, primero en la Biblioteca Burgoa en Oaxaca, después en el Archivo General de la Nación y se hizo un gran equipo formidable que dio lugar a ADABI de México en 2003. Las afinidades, el amor por México, la persistente voluntad de no cejar y continuar con el mismo espíritu sonriente ante los innumerables retos para lograr que la memoria mexicana, sus testimonios documentales y bibliográficos sean considerados prioridad en la cultura y se preserven de la mejor manera permanentemente.

    Habrá tiempo para redescubrir y valorar lo que hay en esa mesa de la Biblioteca Cossío, lo que la vida de Jorge Garibay ha dejado perdurablemente en las nuestras, y en las de generaciones futuras, gracias a su dedicación en la protección del patrimonio documental de México y en la construcción de un imaginario.

    Hoy es un día muy triste, en el que acompaño Stella y a Stella chica. Estoy muy cerca de ellas y el recuerdo del Maestro Jorge Garibay Álvarez, quien perdurará con el mayor cariño, respeto y admiración.

    Ricardo Melgar Bao

    (1946-2020)

     

                                  Fotografía: Melitón Tapia. Cortesía del INAH.

     

    Un réquiem laico para Ricardo Melga Bao

     

    Dr. Horacio Tarcus

    Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI)



    La madrugada del lunes 10 de agosto de 2020, el coronavirus cobró la vida del antropólogo e historiador Ricardo Melgar Bao.

    Todavía conmovidos por la noticia, compartimos un breve esbozo de su trayectoria intelectual y vital. Ricardo sobresalió como dirigente estudiantil izquierdista mientras cursaba sus estudios de antropología en la Universidad Mayor de San Marcos. Apenas obtenido su título, enseñó Filosofía y Ciencias Sociales en la Universidad Nacional Hermilio Valdizán (1971) y poco después Antropología Social en la Universidad Nacional Mayor (1976). En 1977, cuando el Perú se encontraba bajo la dictadura de Morales Bermúdez, debió exiliarse en México con su mujer Hilda Tísoc, profesora de literatura y autora de una serie de biografías de mujeres peruanas. Aunque el plan de la pareja era regresar al Perú después de cursar estudios de posgrado, México terminó por convertirse en su patria de adopción, donde nacieron sus dos hijos, Emiliano y Dahil, hoy antropólogos, y donde Ricardo desarrolló una amplia labor docente e investigativa.

    En México ejerció la docencia en la Escuela Nacional de Antropología e Historia en forma ininterrumpida desde 1977 hasta 2001. Paralelamente, cursó la Maestría en Estudios Latinoamericanos en la UNAM, donde fue alumno de Leopoldo Zea. Egresó primero con el título de magíster y luego con el de doctor en Estudios Latinoamericanos tras defender su tesis sobre historia del movimiento obrero latinoamericano. Ejerció la docencia en la UNAM en las cátedras de Historia de las Ideas en América Latina y de Historia de la Cultura Latinoamericana. Además fue designado profesor investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) y desde 1990 fue reconocido como Investigador Nacional (SNI/CONACyT). 

    Fue director del Colegio de Estudios Latinoamericanos (1990) y luego del Departamento de Estudios Latinoamericanos (1993-1995) de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Finalmente, pasó al área de investigación en el Centro INAH Morelos, sede Cuernavaca, ciudad en la que residió desde la década de 1990.

    Publicó un centenar de artículos en revistas mexicanas como el Boletín de Antropología Latinoamericana, Cuadernos Americanos, Nuestra América, Convergencia, Cuicuilco y Memoria, y en otras publicaciones como Márgenes (Lima), Thule (Italia), Humania del Sur (Venezuela), Tareas (Panamá), Agua (Huancayo), Políticas de la Memoria (Buenos Aires), Izquierdas (Santiago de Chile), Revista Complutense de Historia de América (España), entre otras. Integró durante varios años el Comité editor de Memoria, la revista del Centro de Estudios del Movimiento Obrero y Socialista (CEMOS) y el Comité Académico de Políticas de la Memoria. En el año 2009 fundó la revista digital Pacarina del Sur, de la que fue director e inspirador.

    Publicó asimismo unos 20 libros en los que abordó la historia del movimiento obrero y de las izquierdas latinoamericanas con la perspectiva cultural del antropólogo, sensible a las dimensiones simbólicas de las ideologías políticas y a las representaciones imaginarias, siempre atento a los exilios, las experiencias transfronterizas y la construcción de redes intelectuales. 

    Entusiasta del trabajo de archivo y apasionado de las hemerotecas, ha recuperado textos inéditos al mismo tiempo que ha contribuido con sus estudios a repensar la obra y la trayectoria de figuras clave de la izquierda latinoamericana como Manuel González Prada, José Carlos Mariátegui, Víctor Raúl Haya de la Torre, Julio Antonio Mella, Esteban Pavletich y Ricardo Flores Magón.

    Además de la veintena de libros que enlistamos líneas más abajo, dejó concluidas en estos últimos días dos nuevas obras: un Diccionario biográfico del movimiento obrero y popular peruano (1848-1959), con más de 2000 entradas, y un volumen titulado Revistas de vanguardia e izquierda militante. 1924-1934.

    Recibió una docena de distinciones académicas, entre ellas el Premio Leopoldo Zea otorgado por el Instituto Panamericano de Geografía e Historia, la Medalla Rafael Ramírez de la Secretaría de Educación Pública de México por sus 30 años de ejercicio docente (2008) y otra de la Universidad de Santiago de Chile y la Red Internacional del Conocimiento (2013), en reconocimiento a su labor intelectual. 

    Quisiera añadir que Ricardo acompañó con su presencia y su calidez el crecimiento del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI) casi desde sus inicios. Llegó por primera vez a consultar nuestros fondos en el año 2003 y enseguida se sintió parte de nuestro espacio. Desde entonces se sumó al Comité Internacional de nuestra revista Políticas de la Memoria y participó en todas y cada una de nuestras Jornadas de Historia de las Izquierdas. Fue un difusor de la labor del CeDInCI en toda América Latina. Todos los miembros de nuestro equipo lo recordarán arribando a nuestra sede, siempre amable y sonriente, cargando en su bolso una pila de libros que había recogido en México y en Lima para enriquecer nuestro acervo. También vamos a recordar que siempre había en su bolso lugar para una botella de pisco o de ron con la que invariablemente nos obsequiaba.

    La partida de Ricardo va a dejar un enorme vacío en la vida cultural de todos los países latinoamericanos donde, abriendo caminos, fue dejando su huella. A pesar de la tristeza que nos invade, vamos a recordarlo con el sentido del humor y la amistad que tanto le gustó cultivar. Nuestros abrazos para sus hijos Dahil y Emiliano, a su compañera Marcela y a todo el equipo de la Pacarina del Sur.

     

    Obras de Ricardo Melgar 

    Crónica de la plumífera y otros poemas, Lima, Ediciones Joda, 1970.

    Burguesía y proletariado en el Perú. 1820-1930, Lima, CEIRP, 1980.

    Sindicalismo y milenarismo en la Región andina del Perú (1920-1931), Lima, Cuicuilco, 1988.

    El movimiento obrero latinoamericano. Historia de una clase subalterna, Madrid, Alianza, 1988, 2 vols.

    Mariátegui, Indoamérica y las crisis de Occidente, Lima, Amauta, 1995. 

    (en coautoría con María Teresa Bosque Lastra), El Perú contemporáneo. El espejo de las identidades, México, Universidad Autónoma de México, 1995. 

    Cosmovisiones e ideologías cominternistas. América Latina, 1919-1923, Perú, Q’ollana, 1996.

    Redes e imaginario del exilio latinoamericano en México. 1934-1940, Buenos Aires, Libros en red, 2003.

    (en coautoría con Liliana Weinberg), Mariátegui entre la memoria y el futuro de América Latina, México, México, UNAM (Cuadernos de Cuadernos), 2000.

    (en coautoría con José Luis González Martínez), Los combates por la identidad. Resistencia cultural afroperuana, México, Dabar, 2007

    (en coautoría con Rafael Gutiérrez y Miguel Morayta), Morelos. Imágenes y miradas, México, Plaza & Valdés, 2003.

    (en coautoría con Francisco Amezcua), José Carlos Mariátegui. Escritos: 1928, México, Ediciones Taller Abierto, 2008.

    (en coautoría con María Esther Montanaro Mena), Víctor Raúl Haya de la Torre a Carlos Pellicer. Cartas Indoamericanas, México, Taller Abierto,  2010.

    Vivir el exilio en la Ciudad, 1928. V.R. Haya de la Torre y J.A. Mella, México, Taller Abierto, 2013.

    Los símbolos de la modernidad alternativa: Montalvo, Martí, Rodó, González Prada y Flores Magón, México, Taller Abierto y Grupo Académico La Feria, 2014.

    (compilador con Osmar Gonzales), Víctor Raúl Haya de la Torre. Giros discursivos y contiendas políticas. Textos inéditos, Buenos Aires, Centro Cultural de la Cooperación, 2014.

    La prensa militante en América Latina y la Internacional Comunista, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2015.

    (con Perla Jaimes Navarro y Luis Adrián Calderón), El zapatismo en el imaginario anarquista norteño. Regeneración, 1911-1917, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2016, 2 tomos.

    (con Francisco Amezcua y Ezequiel Maldonado López), Risa y humor zurdo en nuestra América, México, Taller Abierto, 2016.

    (en colaboración con Manuel Pásara Pásara eds.), José Carlos Mariátegui. Originales e inéditos. 1928, Santiago de Chile, Ariadna, 2018.

    (con Perla Jaimes Navarro, comps.), Esteban Pavletich. Estaciones del exilio y Revolución mexicana, 1925-1930, México, Secretaría de Cultura, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2019.



    Semblanza anteriormente publicada en H-México y en la revista Común, reproducida con permiso de su autor.

     

     

    María Águeda Méndez

    (1943-2020)

    Fotografía: Alfonso de Toro.

    Marginados y censores del mundo novohispano

     

    Gabriel Torres Puga

    CEH, El Colegio de México

     

    El 22 de febrero de este año falleció nuestra querida colega María Águeda Méndez, investigadora meticulosa y tenaz, literata de formación e historiadora de oficio. 

    Formada en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Syracuse (Nueva York), María afinó sus habilidades de investigación en el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios, primero como investigadora de proyecto y a partir de 2002 como profesora investigadora de tiempo completo. Durante años, María encabezó y dio vida al proyecto “Catálogo de textos marginados novohispanos”, surgido de una iniciativa de Margo Glantz e inspirado en los estudios pioneros de José Miranda y Pablo González Casanova sobre la “literatura perseguida” en la Nueva España. El proyecto reunió a investigadores y estudiantes de varias instituciones que clasificaron y describieron una multitud de escritos de toda índole, dispersos en el ramo Inquisición del Archivo General de la Nación. El primer volumen, correspondiente a los siglos XVIII y XIX apareció en 1992 y el segundo relativo al siglo XVII en 1997, ambos bajo la coordinación de María. El tercer volumen, el del siglo XVI, que resultó más extenso de lo previsto, no alcanzó a ser publicado.

    Mientras ese proyecto se gestaba, María Águeda fue desarrollando sus habilidades de investigación y afinando su segunda vocación de historiadora. El proyecto, que había comenzado con una búsqueda de textos “literarios”, se abrió a una diversidad de escritos que cabían dentro o rozaban el término de “marginados”. Sermones, cartas, versos, cuentos, incluso novelas cortas; pero también censuras, pareceres, impugnaciones… Textos ocultos durante más de dos siglos por el velo del secreto inquisitorial resurgieron como testimonios de una época contradictoria y profundamente marcada por la censura de la ortodoxia imperante. Algunos de esos hallazgos dieron sustento a un nuevo libro: una antología crítica de textos de carácter erótico, que publicó junto con el desaparecido Georges Baudot en 2001: Amores prohibidos. La palabra condenada en el México de los virreyes. A la par, María escribía artículos que iluminaban diversos aspectos de la cultura en Nueva España: los elementos simbólicos asociados a la fiesta y a la muerte, los sermones, las historias ejemplares. También escribió sobre representaciones teatrales, expresiones de magia, textos libertinos, invocaciones demoniacas, devociones heterodoxas… La Inquisición, por supuesto, era el telón de fondo, y al estudiar esos temas descubría también las prácticas cotidianas de censura y la relación ambivalente del tribunal con la sociedad, como lo muestra una compilación de algunos de sus mejores artículos: Secretos del Oficio: avatares de la Inquisición novohispana.

    Fascinada con los hallazgos de archivo, María tendió puentes entre la literatura y la historia, como lo reconoció en su tesis doctoral sobre el jesuita Antonio Núñez de Miranda: “no concibo el análisis escueto de obras literarias que no consideran la realidad y época que las circundan y creo firmemente que los estudios históricos siempre se enriquecen cuando incursionan en temas literarios”.

    Con agudeza y un vasto trabajo de archivo, María reconstruyó la formación de Núñez de Miranda, célebre autor y predicador de sermones para fiestas y exequias; pero antes que nada, teólogo al servicio de la Inquisición. Su estudio biográfico reconstruye el camino tortuoso del hombre de letras que, como muchos otros, asumía la vocación de censor: la tarea de detectar el error en aras de defender una verdad siempre vulnerable. No es extraño que buscara también la corrección de los penitentes desde una óptica de autoridad y superioridad, incompatible desde luego con la voluntad e inteligencia de su más famosa confesante: Sor Juana. Sin embargo, María fue más allá al descubrir que la inversión de papeles era una de las paradojas de la sociedad censora: el Núñez censor fue censurado cuando se atrevió a opinar sobre la sociedad y sobre las mujeres en particular a partir de lo que escuchaba en el confesionario; el propio campeón de la ortodoxia también fue denunciado cuando se atrevió a predicar un aparente prodigio como si se tratase de un milagro.

    Meticulosa con sus fuentes, María analizaba a partir de expedientes rigurosamente transcritos. Su última pasión fue un catalán francés procesado en México la década de 1790: Jerónimo Covarrubias Portauti, al que yo conocí por mis estudios sobre la supuesta conspiración de 1794 y gracias al cual conocí a María. Hace unos años pensamos en juntar nuestras fuentes para hacer una edición conjunta de la causa, una de las más extensas que conserva el Archivo General de la Nación. Ella tenía la transcripción de dos cuadernos, pero desconocía el principal, precisamente el que yo había transcrito. Con ayuda de un par de asistentes descubrimos nuevos documentos y transcribimos los cuadernos faltantes, que todavía llegó a ver antes de que comenzara la última etapa de revisión. Como homenaje póstumo, espero lograr muy pronto una edición crítica de ese proceso, en recuerdo de sus esfuerzos y amor por la historia novohispana.

     

    Raquel Padilla Ramos

    (1967-2019)

     

     

    Ciudad de México, a 8 de noviembre de 2019

     

    Pronunciamiento del Comité Mexicano de Ciencias Históricas

     

    Raquel Padilla Ramos, investigadora del Centro Regional Sonora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha sido asesinada. Víctima de la violencia, del feminicidio, había dedicado su vida a denunciar la que se ejerce contra la sociedad del noroeste de México, tanto por el crimen organizado como por las instituciones que deberían combatirlo. En su vida profesional también denunció la violencia que el pueblo Yaqui padeció, en particular en los procesos de deportación a Yucatán. Ese fue el tema abordado en su tesis de doctorado, presentada en la Universidad de Hamburgo en 2009.

    Pocas personas como ella consiguieron comprender la tragedia del pueblo Yaqui deportado en Yucatán, lo que la llevó a ser una gran conocedora de la historia política mexicana, de la historia económica yucateca y, sobre todo, de la historia social de Sonora, a la que dedicó numerosos artículos y libros.

    Su trabajo docente ha empezado a dar frutos, lo mismo que sus esfuerzos en la preservación del patrimonio.

    México vive desde hace décadas condiciones de violencia y de impunidad que no deben seguir. Como parte de la comunidad académica y de la sociedad exigimos a las autoridades locales, estatales y federales, sin importar el color partidista, que este crimen no quede impune. Exigimos que hagan su trabajo. Nosotros, como Raquel, desde nuestra trinchera académica, procuramos trabajar para entender mejor este país y contribuir a la solución de sus problemas.

    Esperamos que las instituciones del Estado y, en particular, las que dependen de la gobernadora Claudia Pavlovich hagan su parte.

     

    Descanse en paz, Raquel Padilla Ramos.

      

     Dr. Alfredo Ávila Rueda                         Dr. Gabriel Torres Puga                      Dra. Yovana Celaya Nández   

    Presidente de la Mesa Directiva           Secretario de la Mesa Directiva         Tesorera de la Mesa Directiva

     

    DESCARGAR

     

    Ana María Buriano Castro

    (1945-2019)

    Fotografía: Felipe Morales.

     

    Silvia Dutrénit Bielous

    Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora

     

    La historiadora Ana Buriano Castro falleció el 7 de febrero de 2019 en la Ciudad de México. Había nacido en Montevideo el 8 de abril de 1945.

    Ana fue una académica tan brillante como modesta, comprometida con la investigación histórica, hecha en la reflexión crítica y responsable con los presentes que le tocó vivir. Así, también destacó por su dedicación en la cátedra o en la dirección específica de tesis. Fue una mujer de firmes principios y un ser humano que desplegaba la solidaridad y la generosidad en cada minuto, como su historia personal lo evidencia. Su velorio dio muestras de los afectos y reconocimientos de colegas, amigos, compañeros de la comunidad del Instituto Mora, estudiantes, de todo lo que construyó en su vida mexicana.

    Junto a su marido, Iván Altesor, y a su hijo mayor, Andrés, llegó por primera vez a México en 1976. En Uruguay se había instalado una dictadura cívico-militar que la persiguió igual que a su familia. Venía desde su primer tierra de exilio, Argentina, y continuó también en 1976 la ruta de nuevas tierras de exilio y trabajo internacionalista. Residió en la URSS, en Cuba, en Nicaragua, para luego regresar definitivamente a México en 1983. Para entonces la familia incluía a su hija María Eugenia, nacida en Cuba. 

    De manera permanente como si la vida no tuviera fin, comenzó una y otra vez. Se había iniciado en la actividad docente en su Uruguay natal, luego la retomó en Cuba y Nicaragua en 1980, y la culminó en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a la que renunció cuando ya su enfermedad le impidió ir los viernes en la tarde a dar su clase.

    Retornada a México, y sin la documentación oficial que la acreditaba como egresada del Instituto de Profesores Artigas (reconocido como de nivel universitario), misma que no pudo obtener en Uruguay por las condiciones de represión política existentes en la época, se propuso un nuevo reto: estudiar y  concluir la licenciatura en Historia en la UNAM. Ello le permitió contar con su acreditación de nivel universitario para continuar sus estudios en la UNAM hasta obtener su grado de doctora en Estudios Latinoamericanos.

    Su actividad como bibliotecaria primero, y luego el ingreso como profesora investigadora al Instituto Mora, le facilitó su crecimiento académico hasta destacar en el campo de la historia decimonónica del Ecuador. Sin duda, hay que decirlo, se convirtió en una de las ecuatorianistas más influyentes de las últimas décadas en América Latina.

    Algunos títulos de su obra dan cuenta de la contribución en este campo historiográfico: su tesis Los conservadores ecuatorianos, 1860-1875. Un proyecto de consolidación estatal: de las hegemonías compartidas a los límites y las decepciones fue publicada por el Instituto Mora en 2008 bajo el título Navegando en la borrasca: construir la nación de la fe en el mundo de la impiedad. Ecuador, 1860-1875El “espíritu nacional” del Ecuador católico: artículos selectos de El Nacional, 1872-1875 (2011) o algunos de sus artículos como por ejemplo: “Venturas y desventuras del misionero redentorista Pedro Celestino López en el Ecuador garciano, 1870-1875: un caso revelador” (2018), "Entre el protectorado y la República del Sagrado Corazón: el Ecuador garciano, 1860-1875" (2015), "El espíritu nacional del Ecuador católico: política y religión" (2014), "Ecuador, 1868: la frustración de una transición. Coyuntura electoral y prácticas políticas" (2013), "La construcción historiográfica de la nación ecuatoriana en los textos tempranos” (2009), “Ecuador: un régimen conservador en épocas de liberalismo rampante” (2007) y “Ecuador latitud cero. Una mirada al proceso de construcción de la nación” (2008). Actualmente está en proceso de edición en el Instituto Mora la obra Panorámica de la prensa en el Ecuador garciano: construcción y cuestionamiento de una legitimidad política, 1860-1875.

    Pero Ana no solo dedicó su trabajo intelectual a la historia decimonónica del Ecuador, también dedicó su vida a otra pasión. Se destacó en la historia reciente de América Latina en la que en distintos procesos y con diferentes actores estuvo íntimamente involucrada y sobre la cual investigó, reflexionó y aportó de manera original. Numerosos textos recogen su conocimiento histórico logrado mediante reflexiones documentadas desde diversas fuentes. Las introducciones en los libros editados por el Instituto Mora, Tras la memoria: el asilo diplomático en tiempos de la Operación Cóndor (2000) y Política y memoria: a 40 años de los golpes de Estado en Chile y Uruguay (2015), dan cuenta de su dedicación e interés en ahondar ese campo historiográfico, así como también en los artículos y capítulos; por ejemplo, “Derecho, trauma social y restitución. Sincronía y unicidad: el caso de Uruguay” (2012) y “Monolitismo y pluralismo del exilio uruguayo en la URSS: género y memoria” (2018). 

    Los últimos años los dedicó a investigar y producir sobre el comportamiento como técnicos, de los integrantes de los equipos de antropología forense latinoamericanos, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos así como acerca de las principales sentencias de este tribunal sobre delitos de lesa humanidad. Menciono como ejemplo solo dos títulos de capítulos: “El derecho interamericano de los derechos humanos y la antropología forense” (2017) y  “Antropología forense, cuerpos y memorias” (en prensa).

    Sin duda Ana atrajo el interés e inspiró a muchos colegas y estudiantes; dedicó hasta sus últimos días, sí así fue y hay que recordarlo, con sus agudas reflexiones, al trabajo comprometido en las investigaciones en curso, a los proyectos que no pudo concluir, al seminario interinstitucional de historia reciente que co-coordinaba y a las direcciones de tesis.

    Y no debe olvidarse que plenamente consciente como estuvo hasta sus últimas horas procuró con valentía y convicción, que nunca abandonó, dejar pocas deudas académicas cuando éstas eran colectivas.   Nos dejó a sus colegas y amigas con el compromiso de no “quebrarnos” ante su partida como ella no lo hizo ante las adversidades que le tocó vivir.

    Honor a la académica, con una trayectoria intelectual brillante, y a la mujer íntegra y generosa que fue. ¡Hasta siempre, Ana! 

     

    Luz Elena Galván y Lafarga

    (1949-2019)

     

     

        Fotografía: CIESAS Ciudad de México.

    Lucía Martínez Moctezuma

    Universidad Autónoma del Estado de Morelos

     

     

    Luz Elena Galván y Lafarga murió el jueves 31 de enero en la Ciudad de México. Fue fundadora del Consejo Mexicano de Investigación Educativa y de la Sociedad de Mexicana de Historia de la Educación de la que fue su primera presidenta. Se interesó en diversos temas como el magisterio urbano, la infancia decimonónica, la historia educativa de Tequisquiapan y San Juan del Río en Querétaro, el maestro rural de la región mazahua, la educación superior de la mujer, la enseñanza de la historia, los libros de texto y la prensa infantil, entre otros.1

    Para recordarla, en esta breve nota me interesan resaltar tres aspectos de su labor académica que la caracterizaron como un referente en el campo de la historia de la educación: el uso de fuentes poco exploradas, el desarrollo de una línea de investigación original en torno a los libros de texto y la dirección de proyectos ambiciosos como el primer diccionario en historia de la educación en castellano.

    En la década de 1980, Luz Elena Galván inició sus estudios de doctorado en historia en la Universidad Iberoamericana con una investigación sobre el magisterio usando las fuentes resguardadas en la Colección Porfirio Díaz. La investigación además de original representó un reto metodológico porque la correspondencia enviada por los profesores al presidente Porfirio Díaz, entre 1908 y 1910, develaba sus necesidades, aspiraciones y decepciones, enmarcadas en las condiciones económicas, sociales y políticas en las que se encontraba gran parte de la sociedad mexicana de la época. En sus cartas, “los escribientes inexpertos” le confiaban a Díaz sus problemas e inquietudes a nivel individual, pero proyectaban también los efectos de la crisis económica que sacudió al país después de 1907. El resultado fue una Tesis de Doctorado en Historia con Mención Honorífica y como libro, Soledad compartida. Una historia de maestros, 1908-1910, publicado por el CIESAS en 1991, un éxito, porque se encuentra en la segunda edición.

    La investigación sobre el manual escolar o libro de texto comenzó una nueva etapa en México cuando Luz Elena Galván y Lafarga recibió una invitación del proyecto MANES, dedicado al estudio histórico de los manuales escolares de España, Portugal y América Latina entre 1808 y 1990, con sede en la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en Madrid, España. Este proyecto surgió hacia 1992 con carácter interuniversitario y por convenios, que incluyeron a diferentes universidades iberoamericanas; en México, primero con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y después con CIESAS, donde Luz Elena Galván y Lafarga participó en el proyecto ALFA PATRE MANES (Patrimonio Escolar-Manuales Escolares), cuyo tema acerca de las Identidades Nacionales entre 1875-1930 en los Manuales escolares Europeos y Latinoamericanos facilitó la vinculación entre investigadores de diferentes universidades de Bélgica, España, Portugal, Colombia y Argentina. En este proyecto se discutieron diferentes aspectos sobre el concepto de libro o manual escolar, la periodización, la existencia de diversas casas editoriales, el uso de imágenes y se  diseñó además una ficha bibliográfica bajo los criterios del programa Win/ISIS, creado por la UNESCO, que ofrecía la posibilidad de hacer búsquedas de información a partir de cualquiera de los términos incluidos en los diferentes campos de la ficha relativas a las características materiales, de contenido, pedagógicas, por autores, editoriales etc. Una línea de investigación que ocupó la temática de los últimos años del Seminario de Investigación Educativa que Luz Elena Galván dirigió. Un espacio académico que ella coordinó mensualmente durante los últimos 30 años y que en la última etapa se convirtió en un espacio de discusión, creación, amistad e intercambio a nivel nacional e internacional.2

    Finalmente a diferencia de otros intelectuales que encontraron su espacio ideal en la soledad del trabajo individual, Luz Elena Galván se rodeó siempre de colegas de diversas instituciones con quienes constituyó equipos de trabajo que  integró a sus temas de investigación. Uno de ellos fue un proyecto financiado por CONACYT (diciembre 1998- 2000) en el que Luz Elena Galván dirigió el primer diccionario de Historia de la Educación en castellano que abordó diversos períodos, temas, biografías, cuya originalidad se centró en su estructura pero también en el equipo de colaboradores porque por primera vez logró reunir investigadores de diversas disciplinas e instituciones.

    En estos tres aspectos de su labor académica, Luz Elena desplegó sus competencias académicas a lo largo de una profesión de más de 45 años, pero algo que le era innato y que irradió a los distintos grupos de trabajo en los que estuvo fue su enorme calidez que estuvo muy por encima de su nivel III en el SNI. Su gentileza y calidad humana le valieron el cariño y el respeto de sus alumnos y colegas. Sus amigos no la olvidaremos.

     

    1. Desde 1974 laboró como investigadora en el Centro de Investigaciones Superiores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (CISINAH), actualmente Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS). Su currículo in extenso puede consultarse en la página de la Sociedad Mexicana de Historia de la Educación: http://somehide.org/index.php/somehide/padron-socios?start=16.
    2. En su Seminario se publicaron: Lecturas y lectores en la historia de México; Entre imaginarios y utopíasLas disciplinas escolares y sus librosPoder, fe y pedagogía: Historias de maestras mexicanas y belgasHistoria de la educación en VeracruzMás allá del texto: autores, redes del saber y formación de lectores; Maestras urbanas y rurales, siglos XIX y XX. Obras en las que participaron investigadores del CIESAS y colegas de El Colegio de México, el IISUE de la UNAM, la Universidad Pedagógica Nacional de la unidad Ajusco, la UAM-Iztapalapa, la Benemérita Universidad Autónoma del Estado de Puebla, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y El Colegio de San Luis Potosí.

     

    Guadalupe Curiel Defossé

    (1952-2018)

     

    Fotografía: Archivo Boletín UNAM-DGCS-616.

     

    Con una profunda tristeza anunciamos que la tarde del seis de septiembre falleció la querida universitaria Guadalupe Curiel Defossé. Nació el 12 de diciembre de 1952 en Taxco de Alarcón, Guerrero. Se formó como historiadora en la Universidad de Guanajuato para posteriormente trasladarse a la Ciudad de México para doctorarse en la misma disciplina bajo la influencia de notables pensadores como Roberto Moreno de los Arcos, Luis Mario Schneider, Álvaro Matute y Miguel León-Portilla. Dueña de una pluma polifacética, Lupita -como todos la conocíamos en el círculo humanístico- gozó de varias inquietudes intelectuales y exploró diversas parcelas disciplinarias, entre ellas, el estudio de fuentes documentales, la historia del noreste novohispano, la bibliografía decimonónica mexicana, la hemerografía contemporánea y el desarrollo de los sistemas de información para las humanidades. Entre sus obras más destacadas se cuenta La historia de Texas en la Biblioteca Nacional: 1528-1848. Bibliografía comentadaFray Juan Agustín Morfi, Provincias Internas (Biblioteca del Estudiante Universitario); Tierra incógnita, tierra de misiones y presidios. Aproximaciones a la realidad del noreste novohispano bajo la mirada de Juan Agustín de Morfi durante el siglo XVIII (Instituto de Investigaciones Históricas IIH, 2016); Tesoros patrimoniales de la Biblioteca Nacional de México (UdeG, Biblioteca Pública del Estado de Jalisco, Instituto de Investigaciones Bibliográficas IIB, 2016), así como la edición de la Relación geográfica e histórica de Texas o Nuevas Filipinas: 1673–1779 (IIB, CONACULTA, 2010). En coautoría con Luis Mario Schneider y Miguel Ángel Castro, publicó Biblos. Boletín semanal de información bibliográfica, publicado por la Biblioteca Nacional (1919-1926) y su Galería de escritores mexicanos contemporáneos (UNAM, 1999) y con María Teresa Camarillo, tanto la Hemerografía del movimiento estudiantil universitario: 1999-2000 como la base de datos hemerográfica, Elecciones presidenciales en México 2006. Con Aurora Cano, coordinó el volumen conmemorativo, Crónica de la Constitución de 1917 en la prensa de la época (Senado de la República, Secretaría de Cultura, INHERM, Instituto de Investigaciones Jurídicas IIJ, 2016) con Belem Clark, Aproximaciones a una historia intelectual. Revistas y Asociaciones literarias mexicanas del siglo XIX (UNAM, DGAPA, IIB, BNM, HNM, 2016) y con Gisel Cosío Colina, Pasión por la prensa: vida y obra de María Teresa Camarillo Carbajal (IIB, 2016).

    Acostumbrada a los proyectos que suman esfuerzos, coordinó con Miguel Ángel Castro y Vicente Quirarte el Seminario de Bibliografía Mexicana del siglo XIX , donde salieron a la luz los catálogos: Obras Monográficas Mexicanas del Siglo XIX en la Biblioteca Nacional de México: 1822-1900Publicaciones periódicas mexicanas del siglo XIX: 1822-1855 y Publicaciones periódicas mexicanas del siglo XIX: 1856–1876, coordinó también el Seminario Cantares Mexicanos y otros opúsculos de la BN, proyecto donde se editó, tradujo y estudió dicho tesoro documental.  Asimismo, fue artífice y coordinadora de la Hemeroteca Nacional Digital de México y de la Biblioteca Nacional Digital de México.

    Universitaria comprometida, dedicó parte de sus afanes a la administración de su segunda casa . Fue coordinadora de la Hemeroteca Nacional, directora del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Biblioteca y Hemeroteca nacionales y secretaria de los Consejos Académicos del Área de las Humanidades y las Artes.  Formadora de varias generaciones, fue titular de la asignatura “Métodos de Investigación” en el Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

    A pesar de su prematura partida, sus aportaciones en la historiografía mexicana sabrán ser valoradas por las futuras generaciones de historiadores y bibliógrafos. Vaya para ella un espacio en nuestra memoria.

     

     

     Salvador Reyes Equiguas

    Instituto de Investigaciones Bibliográficas 

    Universidad Nacional Autónoma de México

    Clara Elena Suárez Argüello

    (1944-2018)

    Nuestra compañera y amiga Clara Elena era antropóloga social, con estudios en la Universidad Iberoamericana, institución donde también conoció a su compañero de vida, al arquitecto Renato Perrusquilla. Participó en el Centro de Investigaciones Superiores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (CIS-INAH), hoy Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), en un proyecto sobre los “Españoles en México” (impulsado por Guillermo Bonfil) en un grupo en el que se estudiaban “minorías étnicas no- indígenas”, es decir, libaneses en México, estadounidenses en México, alemanes en México, entre otros grupos. El proyecto sobre los españoles lo dirigía un amigo del Dr. Ángel Palerm, el Dr. Michael Kenny, y participaban en él jóvenes antropólogas como Gloria Artís, Virginia García, Carmen Icazurriaga y Clara Elena.

    A raíz de ese proyecto que culminó en varias publicaciones, y observando la importancia del sector español en la industria del pan en México, algunas de las mismas investigadoras estudiaron con una mirada histórica ese ramo económico y Clara Elena estudió el abasto del trigo a la Ciudad de México en el siglo XVIII. A partir de entonces sus estudios de posgrado se concentraron en la historia y sus investigaciones en ese siglo.

    Clara Elena y su familia -Renato y sus dos hijos, Carlos Alberto y Ana Elena- tuvieron experiencias de vivir en distintos lugares, en Chiapas y en Guanajuato; pero fue después en la capital en el CIESAS donde ella desarrolló su trabajo académico.

    Sus visitas al archivo fueron múltiples, incluyendo el Archivo General de Indias en Sevilla. Con base en sus pesquisas documentales escribió numerosos trabajos sobre la economía del siglo XVIII. Por ejemplo, sobre el transporte, tema en el que incursionó con pasión escribiendo un clásico de la historia de la arriería en México.

    A partir de su interés por el transporte también estudió el tema de la minería y el transporte de la plata en la Nueva España. Publicó importantes fuentes históricas y con Brígida von Mentz paleografió las cartas diarias o semanarias que desde la importante empresa minera de Veta Grande se escribieron entre 1792 y 1806 a los accionistas residentes en la Ciudad de México.

    Sus artículos sobre la minería, sobre Alejandro de Humboldt (junto con David Navarrete), sobre los bancos de plata en el siglo XVIII son múltiples.

    A pesar de caídas, fracturas, operaciones y enfermedad, Clara Elena mantuvo un espíritu de trabajo infatigable. Acompañada por Renato, quien con impresionante paciencia y cariño la apoyó toda su vida y sobre todo en los últimos y difíciles años, siguió vinculada al trabajo académico.

    Falleció el 13 de enero de 2018. Hemos perdido a una importante historiadora del siglo XVIII y una muy querida amiga.

     

    Brígida von Mentz

    Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)

    Álvaro Matute Aguirre

    (1943-2017)

    Fotografía: Archivo Cecilia Gutiérrez Arriola.

    Álvaro Matute nació en la ciudad de México el 19 de abril de 1943. Tras su paso por el plantel 5 de la Escuela Nacional Preparatoria ingresó a la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México. Como él mismo lo hizo saber en una entrevista reciente, por aquellos años (1963-64) descubrió que su verdadera vocación se inclinaba hacia las humanidades, más precisamente hacia la historia, aun cuando su formación en ciencia política y sociología había sido fundamental. Como bien han señalado algunos de sus más cercanos discípulos, pocos universitarios han logrado una combinación tan equilibrada entre la docencia, la investigación, la difusión de la cultura y la participación institucional.

    Del vasto conjunto de sus aportaciones al desarrollo de la disciplina histórica, destaca su producción historiográfica sobre diversas temáticas como la Revolución Mexicana, la historiografía moderna y contemporánea de México, la teoría de la historia, la política, la educación y la cultura en México. En medio de esta pluralidad de intereses, su obra siempre reflejó la impronta de sus grandes maestros. A lo largo de toda su vida, refrendó en múltiples formas la deuda contraída con el pensamiento de Edmundo O’Gorman. Sus antologías La teoría de la historia en México (1940-1973), El historicismo en México y Pensamiento historiográfico mexicano del siglo XX: la desintegración del positivismo (1911-1935), acompañadas de sus respectivos estudios introductorios, constituyen una referencia obligada y se han convertido, al pasar de los años, en una fecunda invitación al ejercicio crítico y reflexivo del análisis historiográfico. La necesidad de cuestionar los fundamentos de la disciplina histórica y su utilidad en el ámbito social y cultural, fueron inquietudes centrales en su labor como docente, investigador y divulgador de la historia. A través del ejercicio sistemático y comprometido de estas tareas formó a muchas generaciones de historiadores. La Escuela Nacional Preparatoria, la Universidad Iberoamericana, la Escuela Normal del Colegio Mayorazgo, la Escuela Nacional de Antropología, la Universidad Nacional Autónoma de México y El Colegio de México son algunas de las instituciones que se beneficiaron de sus enseñanzas, pero cabe destacar que la Facultad de Filosofía y Letras y el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM fueron los espacios donde ejerció cotidianamente su profesión, de manera ininterrumpida, desde 1970 y hasta su último día.

    La voluminosa cantidad de libros, artículos, capítulos de libro y reseñas producto de su investigación desafía casi cualquier intento por ofrecer una selección acotada. Pese a ello, resulta imprescindible considerar, además de las obras ya señaladas, textos como Lorenzo Boturini y el pensamiento histórico de Vico (IIH-UNAM, 1976); La carrera del caudillo (Colmex, 1980); Historia de la Revolución mexicana, 1917-1924. Las dificultades del nuevo Estado (Colmex, 1995); El Ateneo de México (FCE, 1999); Aproximaciones a la historiografía de la Revolución mexicana (IIH-UNAM, 2005) y Cuestiones de historiografía mexicana (FFyL-UNAM, 2014). Por lo que se refiere a sus capítulos y artículos, cabe mencionar “Del Ejército Constitucionalista al Ejército Nacional” (1977); “La visión de Edmundo O’Gorman del México nacional” (1978); “Obregón como político” (1981); “El fantasma de la intervención. Los Estados Unidos y México en 1919” (1993); “El elemento metahistórico. Propuesta para una lectura analítica de la historia” (1994); “La historia como ideología” (1997); “Historia y Literatura. Nexo y deslinde” (1998); “De los episodios nacionales a las telenovelas. Balance de la divulgación histórica” (2001); “Lo sublime: un recurso para creer en la historia” (2005, escrito con Evelia Trejo) y “De traidores y héroes. Variaciones sobre un tema de Verdi y Borges” (2016). Este muestrario, limitado como es, da amplia cuenta de la diversidad de temáticas y perspectivas involucradas en el pensamiento de Álvaro Matute. Revela, aunque sea de modo parcial, la fecunda interacción entre la reflexión sobre conceptos y problemas teóricos (la noción de ideología histórica o los fundamentos de la crítica historiográfica) y la explicación de acontecimientos y procesos sociales, intelectuales y políticos de enorme relevancia para la historia de nuestro país.

    La obra de Álvaro Matute nos ha permitido, y seguirá haciéndolo en el futuro, cultivar estas y otras muchas líneas de investigación. El estudio de la filosofía de la historia, el ejercicio del análisis historiográfico o la constante reinterpretación de la política, la cultura y las instituciones mexicanas, no se clausuran ante su irremediable pérdida, antes bien, sus enseñanzas nos compelen a plantear nuevas preguntas acerca de estos temas; nos obligan a problematizar la manera en que accedemos al pasado y nos inspiran a imaginar formas vivas y sugerentes para transmitir el conocimiento que producimos. El ejemplo que nos deja, como investigador y maestro, nos ayuda a reivindicar la importancia social de las humanidades en general y de la historia en particular. Sus intereses intelectuales, sus preocupaciones y sus filiaciones filosóficas (sobre todo el historicismo que siempre profesó), lejos de morir con él, trascienden y se renuevan a través del ejercicio cotidiano y creativo del quehacer historiográfico. 

    Álvaro Matute recibió múltiples distinciones en virtud de su inquebrantable compromiso universitario y la calidad de su producción intelectual. Las más notables incluyen el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio Universidad Nacional en Investigación en Humanidades y el emeritazgo de la UNAM. A lo largo de su trayectoria académica participó en un sinnúmero de cuerpos colegiados, jurados, consejos editoriales y asociaciones de diversa índole. A través de estas labores, fundamentales para el desarrollo de las instituciones educativas, ratificó una y otra vez su vocación de servicio. Fue capaz, durante más de cuarenta años de ejercicio profesional, de dialogar con alumnos y colegas, de promover por esta vía no sólo su propia producción académica, sino también la de muchos otros que hemos contraído con él una deuda igualmente entrañable y perenne.

     

    Rebeca Villalobos Álvarez

    Facultad de Filosofía y Letras

    Universidad Nacional Autónoma de México

     
     

    Referencias:
    Alexander Betancourt Mendieta, “Entrevista a Álvaro Matute Aguirre, profesor emérito, Universidad Nacional Autónoma de México”, en Historelo. Revista de Historia Regional y Local, Universidad Nacional de Colombia, vol. 7, núm. 13, enero-junio, 2015, pp. 362-374: http://www.redalyc.org/pdf/3458/345833486013.pdf.
    Leonardo Lomelí Vanegas, “Obituario a Álvaro Matute Aguirre”, en: http://www.h-mexico.unam.mx/node/20409,  2017.

  • ¿Dónde estudiar historia?

    Alrededor de cincuenta instituciones de educación superior en México ofrecen estudios de historia o de humanidades y ciencias sociales con especialidad en historia. Las instituciones más conocidas son las que tienen más años de labores ininterrumpidas, como la Universidad Nacional Autónoma de México (ahora en dos facultades y una escuela en Morelia), El Colegio de México, la Universidad Veracruzana, la Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la de Guadalajara. En las últimas décadas, muchas otras instituciones han abierto licenciaturas y posgrados. Entre estos, algunos se encuentran vigentes por poco tiempo, otros se han fortalecido. Resulta prioritario dar a conocer los programas en los que se enseña historia en México, por lo que el Comité Mexicano de Ciencias Históricas convoca a las instituciones que lo integran y a aquellas en las que se imparten licenciaturas y posgrados en historia, que colaboren con nosotros en la elaboración de un padrón.

    Agradeceremos que los responsables de los programas que nos envíen a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. una breve descripción y un hipervínculo a las páginas web respectivas, para incluirlas en esta sección y en el Boletín.

     

    El Colegio de Michoacán

    Entidad Académica: Centro de Estudios Históricos 

    Nombre del programa: Doctorado en Historia.

    Contacto: Dra. Claudia Espejel, coordinadora.

    El objetivo principal de este doctorado es formar investigadores de alto nivel que generen nuevos conocimientos y los transmitan a través de la publicación de los resultados de sus investigaciones y mediante la docencia. Se trata de un doctorado directo, es decir de un programa que incluye la obtención del grado de maestría en una primera etapa, por lo que es posible ingresar a él después de terminar la licenciatura. El plan de estudios tiene una duración de cinco años. La primera etapa, de 9 trimestres, es escolarizada y la segunda, de 11 trimestres, se dedica exclusivamente a la investi-gación y a la elaboración de la tesis doctoral. Desde su inicio en 1999, el doctorado en Historia que ofrece el Colegio de Michoacán ha formado parte del Padrón de Posgrados de Excelencia del CONACYT y en 2011 fue reconocido como un programa de competencia internacional.

    Ver sitio

    Ver convocatoria

     

    Instituto Mora

    Entidad Académica: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora (Centro Público de Investigación - CONACYT)

    Nombre del programa: Licenciatura en Historia con líneas de formación en didáctica de la historia, divulgación de la historia y gestión del patrimonio cultural

    Contacto: Alicia Salmerón (coordinadora)

    El Instituto Mora, centro público de enseñanza e investigación CONACYT, ofrece desde el año de 2008 un programa docente con características muy particulares: una licenciatura capaz de responder a necesidades de enseñanza y comunicación del conocimiento histórico, así como de rescate y conservación de nuestras riquezas culturales. Se trata de una licenciatura en Historia, pero con la característica de formar profesionales en tres áreas del quehacer del historiador con enorme impacto en la sociedad: la didáctica de la historia, la divulgación de la historia y la gestión del patrimonio cultural. El objetivo  principal de este programa es formar profesionales con conciencia y sensibilidad históricas, dotados de pensamiento crítico y capaces de participar de manera activa en la vida cultural del país, en su sentido más amplio. Busca la formación de jóvenes en la disciplina de la historia, que podrán continuar estudios superiores para dedicarse a la investigación o desempeñarse profesionalmente en los campos de la educación media-básica y media-superior, de la administración pública, de las fundaciones e instituciones culturales públicas y privadas, de los archivos, bibliotecas y museos, y de los medios de comunicación.

    Convocatoria bianual, próxima apertura 2018

    Correo: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

    VER SITIO

     

     

    El Colegio de San Luis

    Entidad Académica: El Colegio de San Luis (San Luis Potosí, S. L. P.).
    Nombre del programa: Maestría en Historia y Doctorado en Historia.
    Contacto: Dr. José Armando Hernández Soubervielle, coordinador.

    El programa de Historia de El Colegio de San Luis tiene como objetivo realizar, impulsar y difundir proyectos de investigación de carácter histórico que, mediante la reflexión y el análisis teórico metodológico, permitan abordar nuevas temáticas del conocimiento histórico local, regional y nacional. Además, propicia el establecimiento de redes con instituciones académicas nacionales y extranjeras con vocación similar, dentro de un contexto de discusión y divulgación de resultados. El programa cuenta con dos posgrados (maestría y doctorado) que forman recursos humanos de excelencia para generar aportes importantes a la historiografía nacional.

     VER SITIO

     CONVOCATORIA

    Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

    Entidad Académica: Facultad de Historia 
    Nombre de los programas: Licenciatura en Historia, Maestría en Historia (Regional Continental e Historiografía) de Competencia Internacional CONACYT y Doctorado en Historia.
    Contacto: Dr. Carlos Domingo Méndez, coordinador.

    La comunidad de la Facultad de Historia construyó un nuevo proyecto académico que, de forma integral, revisó y reformó su quehacer educativo. Con esta acción –y con más de cuatro décadas de existencia- mantiene en actualización constante su capacidad de respuesta ante los nuevos retos de enseñanza, la investigación, la difusión y conservación del conocimiento histórico. Prueba de ello es que, antes de finalizar el año 2015, su programa de licenciatura se encontraba acreditado; días después, el programa de maestría fue ratificado en su nivel de competencia internacional. Con el nuevo plan de estudios se pusieron las bases para plantear una nueva etapa de superación en la institución, misma que se fortaleció con la creación de la Maestría en Historia, el fortalecimiento de sus instalaciones y la consolidación de su núcleo académico.

     VER SITIO

     CONVOCATORIA

    Centro de Investigación y Docencia Económicas A.C.

     Entidad académica: Área de Historia (CIDE)
    Nombre del Programa:
    Maestría en Historia Internacional
    Contacto:
     Dra. Emma Nakatani (coord.)

    El programa está diseñado para desarrollar entre sus egresados una comprensión "global" de los procesos históricos, nuestra maestría busca familiarizar a los estudiantes con la historiografía mexicana y con otras distintas a la nacional. Así mismo, busca resaltar los paralelismos y los procesos comunes a todas las regiones, de modo que los fenómenos políticos, económicos, sociales y culturales –con todos sus cambios y permanencias– puedan ser analizados a la luz de su contexto espacio-temporal. Por último, el programa ofrece una formación elemental en las diversas herramientas y métodos del historiador, complementarias a las de las otras ciencias sociales. Esta maestría es altamente competitiva en la medida en que aborda una temática novedosa a partir de múltiples enfoques y, al mismo tiempo, refuerza la propuesta académica general del CIDE (orientada hacia la economía, el derecho, la ciencia política, las relaciones internacionales y la administración pública).

    Convocatoria bianual, próxima apertura 2018.

     VER SITIO

    Universidad Autónoma de Nuevo León

    Entidad académica: Colegio de Historia y Estudios de Humanidades, Facultad de Filosofía y Letras 
    Nombre del Programa: Licenciatura en Historia
    Contacto: Dr. José Luis Cavazos Zarazúa (coord.)

    La licenciatura en historia y estudios de humanidades de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, surgió en 1974 para satisfacer la demanda de profesionales especialistas en la investigación, docencia, difusión y preservación de la memoria histórica regional, nacional y mundial. Por ello, el plan de estudios de esta licenciatura ofrece unidades de aprendizaje de contenidos de historia de Nuevo León, México, Sudamérica, Norteamérica, Europa, África y Asia; asignaturas de teoría, metodología, enseñanza y difusión de la historia; así como un conjunto de materias para la interpretación de fuentes históricas, que van desde la hermenéutica, el análisis del discurso y la paleografía. Por su parte, en el área de humanidades los estudiantes cursan filosofía de la historia y de la cultura, historia del arte y novela histórica; todo lo anterior se lleva a cabo en el marco de la ética profesional y con la firme responsabilidad de hacer del conocimiento histórico un saber que contribuya a la solución de los problemas sociales del presente.

     VER SITIO

    Universidad Nacional Autónoma de México (Posgrados)

    Entidad académica: Colegio de Historia, Facultad de Filosofía y Letras e Instituto de Investigaciones Históricas
    Nombre del Programa: Programa de Maestría en Historia y Programa de Doctorado en Historia
    Contacto: Felipe Cobos (secretario auxiliar del programa de maestría y doctorado)

    El Programa de Maestría y Doctorado en Historia es el de mayor arraigo en el país. Su cuerpo de profesores y tutores se encuentra respaldado por una sólida trayectoria académica, por la calidad de sus investigaciones y por su experiencia docente. La presencia de sus egresados destaca en los cuerpos académicos de instituciones de investigación, docencia y difusión a lo largo del país y fuera de él. Su orientación fundamental es la investigación, con la idea de favorecer el desarrollo de estudios que se planteen resolver problemáticas de carácter histórico a través de la búsqueda, análisis crítico, interpretación y empleo riguroso de fuentes documentales, así como de crear especialistas capaces de transmitir a la sociedad un conocimiento analítico y valorativo del pasado en función de los problemas de su presente, a través de investigaciones de carácter teórico e historiográfico. Los temas de estudio van desde las sociedades antiguas (incluyendo las medievales), la historia moderna (siglos XV-XVIII), el siglo XIX, hasta el mundo contemporáneo (siglo XX-XXI). Estas investigaciones pueden ser planteadas a nivel local (México) o mundial y desde líneas de investigación como son la historia cultural, económica, política y social, además de la teoría y filosofía de la historia y la historiografía. El programa de maestría tiene una duración de cuatro semestres en tiempo completo y máximo seis semestres en tiempo parcial; mientras que la duración del Doctorado es de ocho semestres en tiempo completo y máximo diez semestres en tiempo parcial.

     VER SITIO

     VER CONVOCATORIA DE MAESTRÍA

     VER CONVOCATORIA AL DOCTORADO

    El Colegio de México

    Entidad Académica: Centro de Estudios Históricos
    Nombre del programa: Doctorado en Historia
    Contacto: Dr. Gabriel Torres Puga (coord.)

    El Doctorado en Historia es un programa escolarizado con una  duración de cinco años y medio, comprendidos en dos etapas. Una primera una fase escolarizada de cuatro semestres, en los que se deben cumplimentar 16 cursos, y una segunda fase de elaboración de tesis, durante tres años y medio, que conduce a la presentación del examen público para optar al grado de doctor. El programa se orienta a brindar una formación integral y universal en historia, con énfasis en la historia de México y América Latina, inserta en dinámicas y procesos globales. Tiene por objetivo formar historiadores capacitados para la docencia e investigación de nivel superior, investigadores capaces de integrarse e impulsar redes académicas internacionales y de vincularse a proyectos de investigación científica y de publicación colectivos, así como de desarrollar proyectos de alta divulgación de la historia. A la fecha cuenta con un cuerpo docente de 28 profesores-investigadores del más alto nivel académico, que se ocupa de diversos temas y periodos de la historia. En más de 25 promociones del Doctorado en Historia, el CEH ha acogido a estudiantes mexicanos y del extranjero, y a lo largo de más de 60 años, sus egresados han tenido radio de acción continental y han contribuido de manera significativa a la disciplina histórica en México, América Latina y Europa. El Doctorado del CEH es uno de los posgrados en historia de mayor relevancia en México, con importante prestigio internacional, y sobresaliente en el ámbito latinoamericano. En reconocimiento a su calidad y potencial ante los nuevos retos científicos y docentes, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología le ha designado como Programa de Competencia Internacional.  El programa exige dedicación exclusiva, por lo que todos sus estudiantes cuentan con beca de tiempo completo.

     VER SITIO

    Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

    Entidad Académica: Instituto de Investigaciones Históricas
    Nombre del programa:
    Programa Institucional de Maestría en Historia de América e Historia de México. 
    Contacto:
    Dra. María del Rosario Rodríguez Díaz (coord.)

    El Programa Institucional de Maestría en Historia fue creado en junio de 2002. A la fecha, el Instituto de Investigaciones Históricas ofrece dos campos de especialidad: Historia de México e Historia de América. La planta docente del programa se compone de 24 profesores de tiempo completo, miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). El Programa ingresó en el 2006 al Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) SEP-CONACYT, alcanzando en 2011 el Nivel de Competencia Internacional, el cual renovó exitosamente en 2015. Los objetivos del programa son los de formar maestros en el campo de las ciencias históricas, capaces de analizar y explicar los procesos y fenómenos históricos desde una perspectiva interdisciplinaria e impartir docencia a nivel superior; contribuir al conocimiento de la realidad histórica regional, nacional y continental, y a la solución de problemas contemporáneos que tienen su origen en el pasado, y generar un espacio para la reflexión teórica, metodológica e historiográfica en el campo de las ciencias históricas.

     VER SITIO

     VER CONVOCATORIA

    Facultad de Estudios Superiores Acatlán-UNAM

    Entidad Académica: FES Acatlán
    Nombre del programa: Licenciatura en Historia, Maestría en Docencia para la Educación Media Superior con Especialidad en Historia (MADEMS Historia) y una Especialización en Historia del Arte
    Contacto:
    José Cázarez Mata (Secretario técnico del programa de humanidades)

    En la FES Acatlán, UNAM, se ofrecen tres programas de Estudio. El primero de ellos es la Licenciatura en Historia, que se oferta desde 1975, mismo año en  que se fundó la dependencia universitaria, su objetivo es formar profesionistas que interpreten crítica y multidisciplinariamente el proceso histórico para lograr la comprensión, análisis y valoración de la sociedad, tomando la realidad actual como referencia. Este Plan de Estudios, ofrece nueve líneas de preespecialización a los alumnos: Mesoamérica, Nueva España, México Siglo XIX, México Siglo XX, Historia Económica y Social de México, Historia Política, Arte y Cultura Mexicana, Historiografía Mexicana e Historia Universal Contemporánea. El segundo programa es el de Maestría en Docencia para la Educación Media Superior con especialidad en Historia (MADEMS Historia) que tiene por objetivo: formar sólida y rigurosamente, con un carácter innovador, multidisciplinario y flexible, profesionales de la educación a nivel de Maestría, para un ejercicio docente adecuado a las necesidades de la Educación Media Superior. Y desde el año 2015, la FES Acatlán es sede de la Especialización en Historia del Arte, cuyo objetivo es, “formar profesionales de la divulgación y producción cultural, mediante una sólida formación en las distintas perspectivas teóricas y metodológicas.

     VER SITIO

     MADEMS

     HISTORIA DEL ARTE

    Universidad Nacional Autónoma de México (Licenciatura)

    Entidad Académica: Colegio de Historia, Facultad de Filosofía y Letras 
    Nombre del programa:
    Licenciatura en Historia
    Contacto:
    Dra. Lucrecia Infante Vargas (coord.)

    La licenciatura en Historia tiene como objetivo formar profesionales capaces de transmitir los conocimientos históricos y de aplicar las herramientas conceptuales y técnicas para investigar e interpretar el pasado de los hombres desde diversas perspectivas, reflexionar críticamente sobre él y relacionarlo con el presente. Desarrolla el pensamiento crítico y la conciencia del estudiante, a fin de que pueda explicar la realidad histórica e intervenir responsablemente en la transformación de la sociedad. El egresado además de poseer los elementos necesarios para insertarse en el posgrado, contará con los conocimientos que enriquezcan su disciplina; recopilará, ordenará, sistematizará e interpretará los hechos humanos del pasado para interactuar eficazmente con egresados de otras disciplinas y dará prioridad a tareas que favorezcan, preserven, refuercen y enriquezcan la identidad multicultural del país.

     VER SITIO

    Universidad Veracruzana

    Entidad Académica: Instituto de Investigaciones Histórico Sociales.
    Nombre del programa: Doctorado en Historia y Estudios Regionales
    Contacto: Dra. Silvia María Méndez Maín (coord.) 

    “El DHER responde a la necesidad de estudiar los fenómenos sociales desde una perspectiva histórica y regional, su misión es formar investigadores, docentes y profesionales de alto nivel académico y científico en el área de la historia y de los estudios regionales para que puedan poner sus conocimientos y competencias al servicio del campo académico, de la sociedad y de sus diferentes sectores.” El programa está dividido entorno a cuatro ejes temáticos: Teoría de los estudios regionales, Metodología y epistemología, Teoría de la historia y Teoría social. El DHER, pertenece al Programa Nacional de Posgrados de Calidad de CONACYT, por lo que ofrece becas a sus estudiantes exigiendo dedicación de tiempo completo. El doctorado abre su convocatoria cada dos años. La duración del programa es de 8 semestres. Próxima convocatoria agosto 2018.

     

    VER SITIO

    Universidad Iberoamericana

    Entidad Académica: Departamento de Historia 
    Nombre del programa:
    Maestría en Historia y Doctorado en Historia
    Contacto: 
    Verónica Garcés Castellanos (Secretaria del Departamento de Historia)

    El programa de Maestría en Historia tiene como objetivo ampliar y profundizar la formación de historiadores y otros profesionales de las Ciencias Sociales y las Humanidades, orientados a trabajar, desde una perspectiva crítica, en distintos ámbitos relacionados con la actividad historiográfica. El programa tiene una duración de cuatro semestres y su convocatoria se abre anualmente para el ingreso de nuevos alumnos en el periodo de otoño (mes de agosto). Por otro lado, el Doctorado tiene una duración de ocho semestres y su misión es formar investigadores que generen conocimiento histórico acorde con las líneas de investigación del propio Departamento. Los cursos impartidos pretenden actualizar al doctorando en los modos de escribir historia en el mundo contemporáneo, a partir de la discusión sobre la especificidad del conocimiento histórico.

    SITIO DE MAESTRÍA

    VER CONVOCATORIA DE MAESTRÍA

    SITIO DE DOCTORADO

    VER CONVOCATORIA DE DOCTORADO

    Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

    Entidad Académica: Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”
    Nombre del programa: Maestría en Historia
    Contacto:
    Ángeles Vázquez

    La Maestría en Historia del ICSyH-BUAP fue la primera en su tipo dentro de la entidad y en los estados vecinos que se encuentran al sur y al suroriente. Su creación, obedeció al propósito general de la BUAP, de contribuir a la descentralización de los estudios de posgrado mediante la formulación y ejecución de programas de buen nivel académico. Además, puesto que para su creación y continuidad se requería de una planta idónea de académicos, su existencia impulsó la investigación social y humanística bajo criterios de alta calidad, que contribuyeron al desarrollo académico sostenido y equilibrado de la Institución. Con tales propósitos, la Maestría posibilita una preparación más sólida y versátil de los alumnos, al brindarles las bases y los conocimientos necesarios para que puedan desarrollarse en los campos de la docencia y la investigación, con posturas críticas, reflexivas y constructivas, que superen los enfoques locales, eviten las trampas de la especialización temática, amplíen el horizonte problemático de sus investigaciones y enriquezcan su cultura historiográfica. El programa de Maestría tiene una duración de seis periodos trimestrales.

     VER SITIO

  • Redes de investigación de instituciones asociadas

    En esta sección ofreceremos un listado de redes de investigación vigentes con los vínculos actualizados a sus páginas de internet. Solicitamos a los coordinadores que nos envíen la información correspondiente para mantener actualizada la página. Agradeceremos también el envío de una semblanza más completa (1-2 páginas) para publicarla en nuestro Boletín.

    Red de Estudios del Régimen de subdelegaciones en la América Borbónica

    Reúne a un grupo de académicos interesados y especializados en el estudio de las subdelegaciones y la función de los subdelegados bajo la administración borbónica, a finales del siglo XVIII y durante la Independencia de la Nueva España.
    Coordinadores: Luis Alberto Arrioja Díaz Viruell, Graciela Bernal Ruiz, Michel Bertrand, Rafael Diego-Fernández Sotelo, María Pilar Gutiérrez Lorenzo, Silke Hensel.

    CONSULTAR

  • Seminarios permanentes

    En esta sección ofreceremos un listado de seminarios de investigación permanentes con los vínculos actualizados a sus páginas de internet. Solicitamos a los coordinadores que nos envíen la información correspondiente para mantener actualizada la página. Agradeceremos también el envío de una semblanza más completa (1-2 páginas) para publicarla en nuestro Boletín.

    Seminario Interinstitucional de Historia Económica

    CONSULTAR

    Seminario Permanente de Historia Social

    CONSULTAR

    Seminario La Ciudad de México: Pasado y Presente 

    CONSULTAR

  • Carta abierta al AGN

    Ciudad de México, a 7 de septiembre de 2020.

     

    Dr. Carlos Enrique Ruiz Abreu

    Director General del Archivo General de la Nación (AGN)

    Presente.-

     

    A la comunidad de historiadores:

     

    Estimado Dr. Ruiz Abreu:

     

    Nos referimos a la subasta de “Libros y documentos sobre la Independencia de México, el Primer Imperio y la Primera República” que ha anunciado la casa Morton Subastas para el martes 8 de septiembre de 2020 a las 17:00 hrs. Al respecto, le comentamos que el Comité Mexicano de Ciencias Históricas (CMCH) ha recogido la preocupación de la comunidad de historiadores en torno a la enajenación de varios documentos que figuran en el catálogo difundido por dicha casa en https://www.mortonsubastas.com/ Ver el vínculo:

    https://issuu.com/mortonsubastas/docs/digital_bc5c950f370b2e?fr=sNzg4NjgwMDg4Mg

     

    Estos documentos, por su contenido, resultan de interés público, ya que se trata de cartas que narran episodios de la Independencia de México. Entre otros, se ofrece en venta una carta de Miguel Hidalgo y Costilla dirigida al Coronel Narciso de la Canal el 4 de octubre de 1810, en la que le invita a integrarse al movimiento de insurrección. También hay una carta de José María Liceaga, José María Morelos y Pavón, José María Cos dirigida al Comandante Juan Antonio Romero el 22 de noviembre de 1814 en la que le comunica la creación de una Academia Militar; así como correspondencia de Agustín de Iturbide, Nicolás Bravo, y Vicente Guerrero, entre otros documentos.

     

    De acuerdo al artículo 4º fracción XLV de la Ley General de Archivos, se le llama patrimonio documental: “A los documentos que, por su naturaleza, no son sustituibles y dan cuenta de la evolución del Estado y de las personas e instituciones que han contribuido en su desarrollo […] incluyendo aquellos que hayan pertenecido o pertenezcan a los archivos de los órganos federales, entidades federativas, municipios, alcaldías de la Ciudad de México, casas curales o cualquier otra organización, sea religiosa o civil”.

     

    Asimismo, el artículo 75 considera de interés público: “[…] los documentos o archivos cuyo contenido resulte de importancia o de relevancia para el conocimiento de la historia nacional”. A su vez, el 77 refiere que: “En los casos de enajenación por venta de un acervo o archivos privados de interés público, propiedad de un particular […], el particular que pretenda trasladar el dominio deberá notificar por escrito al Archivo General […] La omisión en la notificación por parte del particular será causa de nulidad de la operación de traslado de dominio y podrá expropiarse el acervo o documento objeto de la misma […] Las casas de subastas, instituciones análogas y particulares que pretendan adquirir un documento histórico, tendrán la obligación de corroborar, previamente a la operación de traslado de dominio, que el Archivo General haya sido notificado de la misma”.

     

    Con este antecedente, extendemos la respetuosa solicitud de informarnos si la subasta anunciada, por contener documentos de interés público, cuenta con la corroboración del Archivo General de la Nación sobre la intención del traslado de dominio de dichos documentos. En tanto comunidad de historiadores comprometidos con el Patrimonio Documental mexicano, que a su vez constituye el testimonio histórico de la formación del Gobierno de México, nos preocupa que los acervos históricos puedan ser objeto de saqueos incentivados por la mercantilización de los documentos históricos fuera de las normas que nos obligan.


    Sin otro particular, quedamos atentos a sus comentarios.

     

    Mesa Directiva del CMCH

     

    Dr. David Eduardo Vázquez Salguero

    Presidente

    (El Colegio de San Luis, A.C.)

     

    Dr. José Antonio Serrano Ortega

    Secretario

    (El Colegio de Michoacán, A.C.)

     

    Dr. Carlos Andrés Ríos Molina

    Tesorero

    (Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM)

     

     

    ccp.: Dr. Diego Prieto Hernández, Director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

            Dr. Javier Garciadiego Dantan, Director de la Academia Mexicana de la Historia, correspondiente de la Real de Madrid, A.C.

            Mtro. Eduardo Villegas Megías, Coordinador de Memoria Histórica y Cultural de México

     

    DESCARGAR CARTA